sábado, 12 de octubre de 2013

Ellos están

Hace tres años que tengo la oportunidad de escuchar la sabiduría de estas personas. Hace tres años que siento que aprendí mas en una charla de lo aprendí en mi niñez y adolescencia.
Hace tan solo días que pude volver a escucharlos, y todavía tengo sentimientos encontrados. Hace tan solo días que me di cuenta que nunca voy a lograr nada si no comparto esta experiencia. Creo que no voy a encontrar una vivencia tan gratificante como haberlos conocido. 
Son ellos, los Qom. 
Gente maravillosa.Son ellos quienes vinieron para que renazca su historia. Historia que les fue arrebatada hace muchos años. Son ellos quienes sufrieron el mayor genocidio cultural de todos los tiempos. Quisieron hacerlos desaparecer, pero están acá, de pie, parados frente a nosotros, haciéndose escuchar, haciéndose ver. Vienen a 
contarnos la verdad, nuestras raíces. Acá están, tras haber soportado masacres, tras haber sido despojados de sus tierras. Pese a todos los intentos por hacer que pierdan su identidad, hoy en día están acá, para hacerla revivir. Los tenemos con nosotros, haciendo valer los derechos que muchos les quitaron. Tienen voz,
presencia. 
No los callan más
Se los escucha fuerte, acá están, son los Qom. Nunca se fueron y nunca se irán. 
Hermanos nuestros, están con nosotros, cuando nunca estuvimos con ellos. 
Sufrieron la ignorancia de todos nosotros. Pero están, de pie, ellos no se caen, ellos siguen, por los que se fueron, por los que están.
Son los QOM, hoy, entre ustedes.
No están en la sombra. No los van a negar más, porque ellos están. 
Este 12 no festejemos, ellos están acá, y los vamos a escuchar
No me pareció lo correcto contarles yo misma su historia, sino hacerles conocer su propio testimonio. Con ustedes, los Qom:


“Hoy quisiera comentarles lo que yo sufrí de niño al pasar esta fecha. Cuando se aproximaba el 12 de Octubre, los mayores de la comunidad toba, y especialmente mi abuela se sentían muy lastimados por lo que esto significaba para nuestro pueblo. Ella 

sabía que al llegar a tener edad escolar me ponía en peligro, sabía que iba a terminar lastimado por la mala información que se tenía en esos tiempos con respecto al tema del “día de la raza”.
Llegaban los actos escolares y comenzaba el llanto de mi abuela. Nos reunían a todos los chicos y comenzaba la desigualdad, la discriminación de colores. Por un lado van todos los aborígenes y por el otro todos los blancos, de esta forma quedaban la obra de teatro. Nosotros debíamos estar boca abajo y los niños no aborígenes nos pisaban las cabezas con una bandera que decía Descubrimiento de América.No culpamos a los maestros ni a nuestros compañeros por tan desagradable recuerdo y para que esto no vuelva a ocurrir es necesaria la inclusión social que abarque el escuchar las opiniones, la historia y las necesidades de los aborígenes. Queremos contar la verdadera historia sin ofender ni lastimar a nadie, sólo para que entiendan la problemática de los pueblos originarios. Para nosotros la fecha 12 de octubre es un día de luto, es un día para recordar la matanza de nuestro pueblo. La palabra matanza la usamos en sentido general: fue una matanza cultural, ideológica y espiritual.En aquel momento nuestros antepasados no sabían lo que significó esa fecha, ignoraban el resultado de esa llegada, sin embargo les abrieron las puertas a aquellas personas que han llegado creyendo haber descubierto alguna tierra (1º error, América no fue descubierta porque ya estaba habitada,¿ hubiéramos descubierto tierra si hubiéramos nosotros llegado a España?). Nos cambiaron espejitos por oro, nos cambiaron de dios, trataron de extinguir la cultura que hoy todavía nos mantiene vivos y después de todo eso han escrito en millones de libros que en aquella época los aborígenes no tenían cultura, no tenían lengua, no tenían idea de los valores de la tierra que habitaban. ¿Qué no tenemos dios?, ¿Qué no tenemos lengua?¿que no tenemos cultura?. Pasaron muchos años para poder hoy decir que aquel día de felicidad de aquellos visitantes de América para nosotros no fue menos que el peor encuentro de culturas. Nosotros no deseamos de ninguna manera volver al pasado y reprochar los tesoros que nos fueron arrebatados así como también las tierras que nosotros antiguamente habitábamos. Queremos escribir una nueva historia donde prevalezca la igualdad de derechos siendo aborígenes o no. Nosotros usamos la fecha del 11 de octubre para recordar el último día de libertad de los indígenas. Consideramos que el 12 de octubre es la fecha que ha causado la herida más profunda en todos los pueblos originarios y es por eso que nosotros no la festejamos, no es el día de la raza, es el día del mayor desencuentro de culturas, es el día que comenzó la desigualdad y fue el día que marcó un antes y un después en la historia. 
Esperamos contar con tu ayuda para que de hoy en adelante podamos escribir un verdadero encuentro de culturas, donde nos podamos conocer y aceptar los unos a los otros”


Clemente López, Cacique de la Comunidad Toba de Derqui



Ellos siempre van a estar.


Enviado por Yamila Nieto.



4 comentarios:

  1. Tiene razón, muchos pueblos fueron forzados a lo que no querían. Gracias por compartirlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo Gracias a mi amiga que me recordó de ellos :)

      Eliminar
  2. Bueno yo creo que ya es hora de pasar pagina eso hace muchisimos años, y ni tu ni yo estabamos alli para verlo por lo tanto puede ser verdad lo que a ti te han dicho o puede ser verdad lo que en España digan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me parece perfecto oír esta historia.

      Eliminar

¡Muchas Gracias por leer mi blog!